sábado, 10 de junio de 2006

.: Juan e Isabel (y también Andrés) :.



Amanecía otra vez
y sonreían juntos al despertar
como cada día
Juan e Isabel
caricias, un beso de buenos días
un café caliente y pan con aceite
y a correr que el día empieza fuerte
que el capataz no va a esperar


con un poco de suerte
volverá para cenar
y al niño ayudar a sumar y restar


en la puerta otro beso
y antes de cerrar
dos ‘te quieros’


‘uno para ahora y otro para luego
cariño, ven pronto, aquí te espero’


Un día más, atascos para ir a trabajar
un edificio de treinta y tantos pisos
de gran lujo para altos ejecutivos
a base de cemento y ladrillos
que cada día tiene que levantar


sudor, riesgo y sacrificio
pero la nevera hay que llenar


Juan sonríe conduciendo su furgoneta
su música y noticias en la radio,
¿durará la tregua de eta?
desfalcos, asesinatos, atracos,
la economía va mal
y la suya, no digamos!
y España debuta en el mundial
aunque a Juan
el fútbol le da un poco igual

nada enturbia su sonrisa
un tipo sencillo, sin prisa
amable por norma
con poquita cosa se conforma
amigo de sus amigos
todo sonríe en su vida
y su vida son su esposa Isabel
su pequeño Andrés
y en un mes otro bebé

'Buenos días compañeros
aquí de nuevo otra vez
féliz día os deseo'

en su grito de guerra
de ánimo a los otros peones
andamios, elevadores
cemento que remover
tabiques por componer


hoy toca la planta número seis

es su trabajo diario
sin fiestas en el calendario
sube, baja, empuja
el peso sus huesos estruja
y en su mente cada minuto un deseo
que suene pronto la sirena
para llegar a la cena

hoy juró no hacer horas extras
en esas condiciones extremas
el capataz ahorra perras en prendas
y Juan la vida se la juega

Mientras piensa en esto, en aquello,
en el tajo que hará después
un mal paso, un inoportuno tropezón
justo antes de amarrarse el cinturón y el arnés
y su vida en segundos
por su mente pasa veloz

de niño a mayor
Isabel y Andrés
todo lo vivido
y lo que queda por hacer
seis alturas
muerte segura
en el suelo lleno de cemento
acaba Juan Laguna
ese tipo feliz y bueno

gritos, lamentos, silencio

silencio
silencio
mucho silencio

la vida se le va
lento muy lento…
todo en negro
silencio, paz
…una luz…

Pero amigos
por una vez
quiero que esto termine bien
bien!
ya que soy el que escribe este papel
y os preguntareis que sucedió después


los doctores no se lo creen
una costilla rota
una escayola
y a cenar y sumar
con Isabel y Andrés
y un mes … de baja laboral
y a todo esto…
esto al capataz le da igual
si paga la Seguridad Social

No hay comentarios:

Publicar un comentario