lunes, 3 de diciembre de 2007

.: Cuando me miras :.

Esta vez las luces de la fachada
no alteraron mis sentidos,
fueron tus ojos brillantes
los que me llamaban
con calma…

y ahora ya no clama al cielo
tu falta,
porque no hace falta gritar
para tener tu presencia

porque piso por donde pisas
sin prisa,
con ganas,
con todo...

y nada es más cierto
que un
te quiero
cuando me miras.

1 comentario:

  1. Anónimo18:03

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar