lunes, 4 de agosto de 2008

.: Desertor :.

He negado
tu presencia
y me muerdo los labios
para no pronunciar
tu nombre…

he desertado del ejército
que buscaba tu rastro
cuando aún creía en ti.

Ya no hay remedio.
Soy culpable.

Ahora me someto
al paredón de tu recuerdo.

carguen!, apunten! y…

en silencio cierro los ojos
al fuego de esa indiferencia
que lenta e irremediablemente
nos envenena.

1 comentario:

  1. Que hermoso lo pintas, que hondo llega, como duele y como asusta esa indiferencia...

    A lo irremediable solo se le puede plantar cara en pie, lo sabes tan bien como yo, con los ojos bien abiertos y la voluntad de no morir, de no permitir que nos arrebate la esperanza.

    Y si desertaste de un ejército, únete a otro, el de los que nos negamos a morir en el intento.

    Besos

    ResponderEliminar