viernes, 29 de mayo de 2009

.: Más de esta ciudad :.

No hay distancias en esta ciudad:

en un palmo, el amor y el adiós,


calle abajo, a la derecha,
el escaparate que refleja
el paseo de los enamorados
y la fachada de quien esconde
sus miedos en la guantera
junto al tabaco,

no hay distancias,

en cualquier rincón, tú…

yo
entre las grúas que levantan
un centro comercial

y el maniquí que observa las estrellas
de un cielo roto de cansancio...

3 comentarios:

  1. Como siempre me encanta este diario citadino especialmente de este poema destaco:

    "yo
    entre las grúas que levantan
    un centro comercial

    y el maniquí que observa las estrellas
    de un cielo roto de cansancio..."

    refleja la realidad más dura a la que nos tiene sometida la ciudad reflejando "cansancio".

    perfecto ritmo, interesante enfoque. un abrazote. Tino

    No dejes de pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Aracne sin hilo10:24

    No hay distancias, a veces tan cerca, a veces tan lejos... y al final, siempre ese "tú" que aparece en todas partes.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Hola "madriles". Vengo menos de lo que quisiera, pero cada vez que vengo disfruto.

    Leyendo este y el anterior, he vuelto a recordar la canción del fuengiroleño, El cielo de Madrid.

    Un besazo enorme para ti y otro para Dani.

    ResponderEliminar