martes, 1 de septiembre de 2009

.: Cada noche :.

Mezcla de salivas
en madrugadas de luz de farolas
y el insomnio sobre el colchón,

mi boca se queda desnuda
sin el nudo de tu lengua
en mi campanilla,

tápame la boca,
desnúdame de voz,

vistes mi piel
con el sabor del vino de la cena
mientras, riendo, me recuerdas que mañana
hay que madrugar,

eres, cada noche, un poema diferente,
una
continua
improvisación
de sombras en la pared…

No hay comentarios:

Publicar un comentario