jueves, 21 de octubre de 2010

.: Doblando camisas :.

Doblando camisas pienso en ti,
en aquellos días en que eras mi mejor camisa,
y te desabrochabas para colgarte de mis brazos
y, con disimulo, jugabas a rozarme la espalda,
a morderme el cuello, a resbalar por mi cintura.

Siempre intentabas estar perfecta,
sin ninguna mancha, blanca, radiante,
a juego con aquel traje gris marengo

…......que también eras tú,

como también eras mi pijama, mi bufanda,
mis guantes,


......todo mi armario.

Y ahora que lo pienso, además de ser abrigo,
eras mi piel, mis huesos,
ya ves,
toda mi vida...

Se acabó el viaje,
y sucede que en días como hoy,

cuando doblo mi ropa y cierro maletas,
te recuerdo llorando junto a la puerta.

2 comentarios:

  1. Hola Desconcierto!!
    Las cosa más cotidianas son las que más echas de menos
    Me ha gustado mucho

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. el simple hecho de doblar una camisa te puede traer buenos y malos recuerdos...

    gracias por venir!

    un abrazo

    ResponderEliminar