martes, 22 de marzo de 2011

.: Café a las 7 a.m. :.

Se consume la mañana
en esos labios como el café
en mi pensamiento, como el poso
de la vida esparcido en su taza,

y se detiene la sangre que bombea
este corazón,

deseos
que
se
desangran
buscando respuestas,

preguntas que se consumen
como aquel cigarro
entre sus dedos,

como esta mañana


………………..y su sitio vacío.

2 comentarios:

  1. Pero las agujas del reloj, no se detuvieron a las 7.30... eso es lo más lamentable,verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ...Y se detiene la sangre que bombea este corazón.

    El café no sabe igual,si ella no está y la mañana es eterna,y el día es interminable,si ella no está.

    Porque vuelva a ocupar su lugar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar