sábado, 12 de noviembre de 2011

.: Nunca pasa nada :.

Hoy no tengo nada que escribir
y Madrid se parece cada vez más
a esa ciudad en la que nunca pasa nada.

Y como en la página en blanco,
o como en la tarde de un sábado incierto,

nunca sucede nada que nos erice la piel.

Son las promesas que se hacen
las que provocan este caos,
el desorden que funda esta vida,

y yo te pierdo cada día un poco más
porque nunca cierro con ese final que te sorprenda,

porque nunca pasa nada en esta ciudad.

Extremoduro“Dulce introducción al caos”
 
 “… la canción de que el viento se parara,
donde nunca pasa nada.
Mientras tanto pasan las horas,
sueño que despierto a su vera,
me pregunto si estará sola…”

9 comentarios:

  1. Niño, te veo flojo. Anda, busca un ratito un día y nos perdonamos las cervezas que nos debemos ¿sí?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Qué suerte Antonio de poder estar cerca de gente como Mayte. Yo no me lo pensaba dos veces e iría a por la cervecita.
    Ánimo amigo!!

    Me gustó este poema del vacío...de lo cotidiano...de la nada. La vida tiene esta cosillas...
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Y llenas la nada con poemas como estos. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Blogger23:38

    error comment #27345_type_body reset

    ResponderEliminar
  5. "Son las promesas que se hacen
    las que provocan este caos"


    Y que razón tienes.
    Debería estar prohibido por ley, prometer a otros o prometernos a nosostros mismoesorden emocional que provocamos es debvastador a veces.

    Me gusta, claro.

    ResponderEliminar
  6. error comment #34275_type_body reset

    ResponderEliminar
  7. Hola Desconcierto!!

    Nunca pasa nada...solamente la vida,simples horas unas detrás de otras,emergiendo de la nada hacia la nada.
    Hay días así,por qué no decirlo???,nada nuevo,nada bueno!!

    Lo único que merece la pena de este comentario es darte un abrazo Antonio!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Desconcierto!!

    Todo bien??
    Espero y deseo que tengas una buena semana.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  9. Oh! Hay veces que madrid se vuelve tan tan gris que sólo quiero que vuelva el mar y me inunde, a ver si debajo de las olas puedo oler algo.
    Un beso, contigo siempre, querido.
    Muá

    ResponderEliminar