martes, 17 de septiembre de 2013

.: Acercándote :.

Vuelves al pulso gris
de una revolución en septiembre,
con tus ganas de ciudad
y de escaleras de caracol,
con la seguridad de un cirujano
que extrae las dudas del pecho,

te veo acercándote,
como si las estaciones
hubieran sido sólo minutos
y nosotros
el leve suspiro
de aquel que vivió en un andén,

y ya te puedo adivinar,

tan hermosa y tan frágil
como hace dos mil inviernos
cuando el frío era una canción
en un coche cansado y sin ruta.

Y nadie podrá decir que los años
son distancia y que roban la arena
a relojes olvidados,
que nosotros sólo fuimos
el primer rayo del siglo de atrás,
ni que las casualidades
se desvanecen como el hielo
de un pez en mi ginebra,

pocos sabrán de esta existencia,
de nuestra piel marcada
por adoquines y viaductos,
por la pesada llave
que se gira al amanecer
ebrios de portales y canciones.

Aprendimos a refugiarnos
y a cicatrizar caminos,
a cerrar maletas
con los labios grabados
y la retina rebosante de luz,
con las alas empapadas
y con tu voz
de nuevo en mi médula,

preguntándome si era tu espalda
la que veía al despertar.

Y dentro de otros dos mil inviernos
-como si los años
hubieran sido minutos-
la historia volverá a temblar,
...y te acercarás,

tan hermosa,
tan frágil

como ayer.

Ismael Serrano - Volveremos


"...Y aunque esta ciudad parece Fort Apache 
a punto de claudicar, de derrumbarse, 
volveremos a asaltar los cielos 
y arderán las calles como antes de nuevo. 
Brillará en tu piel una primavera 
roja de luz color caramelo..."

8 comentarios:

  1. Siempre que suena Ismael Serrano pienso en una gran amiga mía. Gracias, Desconcierto :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que suena Ismael Serrano se para el tiempo....
      Gracias a...ti

      Eliminar
  2. Anónimo3:27

    Dentro de otros dos mil años..como ayer..como entonces..volveremos.. esa es la suerte de los que podemos hacerlo..repetir caminos de ida y vuelta..y encontrarnos..como ayer..como entonces.. al pasar por la estación.. luego..dos mil años más. la casualidad jugó a favor. un beso. santi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las casualidades....hay veces que aciertan de pleno....

      Un beso...

      p.d. dos mil años no son tanto...pasan volando

      Eliminar
  3. Puedo tocar el palpitar de la impaciencia, el sabor de los recuerdos y las almas arañadas.
    Pasarán dos mil inviernos y quizá solo un verano, pero las pupilas guardarán el rocío de la primavera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) gracias Mónica por tus letras.

      Un abrazo

      Eliminar