jueves, 23 de noviembre de 2006

.: Siempre, a veces, tardes, rachas, días, noches :.

Siempre
me asustaron los silencios,
las luces que se apagan
antes de soñar,
el sonido de la puertas
cuando tú te vas.

A veces
me inquieta la soledad,
los ojos que evitan
el brillo de la verdad,
la sonrisa de la gente
al pasar.

y esas tardes
que pasábamos sin hablar
mientras la polilla
chocaba con la bombilla
de nuestro cuarto de estar.


Y por rachas
me comía el mundo sin aliñar,
y otras tantas
me convertía en baldosa
que se dejaba pisar

Otros días
sin motivo, aparecía la risa
bebiendo o sin beber,
fumando o sin fumar,
y otros muchos
sin motivo, no dejaba de llorar

y esas noches
que pasábamos sin hablar
y espalda contra espalda
yo mojaba las ganas
en el café al desayunar.


La alegría
iba y venía por barrios,
y mientras tu tirabas del carro,
yo me emborrachaba
en cualquier bar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario