miércoles, 14 de noviembre de 2007

.: Sin hablar :.



Hoy no hay oscuridad
en la postal de mi ciudad.

Suave frío el que roza al rayo de sol
mientras la hoja se acomoda en las aceras
y las nubes permanecen adormecidas
en la monotonía.

El marrón es el color de las tardes
y el de la noche el destello del freno de un coche.

El olor a castaña dobla las esquinas
mezclándose con el sonido de las calles,
conversaciones, motores, rumores
y el tequiero del violín y su tango.

Entretanto, una pareja baila en la plaza,
sus bancos son el blanco
del deseo de los enamorados.

Las carteleras y neones de la Gran Vía
invitan atardeceres con aroma a café amargo
y caricias en las manos en butacas sin numerar.

En estos días los besos saben a bar,
y los que están por dar se asoman
bajo la manta de un sofá.

Hoy no hay oscuridad en esta postal.
Nada es gris en Madrid.

Y los dos, testigos desde este balcón,
nos abrazamos sin hablar.

1 comentario:

  1. Anónimo17:39

    Sin hablar...
    TE QUIERO se expresa ya por si sólo,
    shhhhh, calla, no lo vayas a estropear.

    Creí que ibas a estar tiempo sin escribír.

    Besos, jswy.

    ResponderEliminar