martes, 21 de septiembre de 2010

.: 208 :.

En esta habitación de hotel
sobreviven un libro, una guitarra,
un teléfono móvil, este ordenador,
su fotografía y la maleta que nunca vacío.


Al otro lado de la almohada
duerme el mar.


Como ves, nunca estoy solo,

aunque ahora mismo
-en medio de este insomnio-
me falten las noches de duda y piel.

8 comentarios:

  1. Precioso.
    Nunca estamos del todo solos. Pero quedaría mejor si en vez de recuerdos tenemos momentos con la persona que queremos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19:10

    Bonito, aunque algo triste, es bueno saber que tienes la compañía de un gran libro, siempre puedes rodearte de buenos y bonitos parajes, de una historia emocionante y de pensamientos que rodean ésa atmósfera entre historia y realidad, espero estés bien, un beso!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Desconcierto!!
    ¿Quieres apagar la luz?así es imposible dormir!!jaja

    Desde luego que no estás sólo,quítate eso de la cabeza y piensa en lo que tienes dentro de ti y no, en lo que tuviste..
    Un buen libro ayuda escuchando música

    Un abrazo nocturno

    ResponderEliminar
  5. Marta!
    gracias por estar hoy aquí. Sigo tus 'chansons'

    ResponderEliminar
  6. Anónimo.
    mmmm no sé, no creo que sea triste el poema...es lo que transmite la noche en un hotel...pero se está muy muy agusto.

    Y el libro, me acompañaba esa noche.

    besos

    ResponderEliminar
  7. Gracias Tino.
    Seguimos leyéndonos.

    ResponderEliminar
  8. Estrella
    ya apagué la luz!
    a dormir!
    jajaja

    ResponderEliminar