viernes, 24 de septiembre de 2010

.: 314 :.

He vuelto a cambiar de ciudad y de nombre,
de creencias y de cielo, pero no de mar,
que sigue durmiendo a mi derecha
en esta cama de ochenta.

Cambiaron las paredes, la moqueta del suelo
el olor de cajones y sábanas, el precio de los canales de pago,
cambió el café espresso del desayuno
y hasta la forma de mirarme
en el espejo del cuarto de baño al despertar.

Y ahí descansa mi maleta, aún sin vaciar,
resistiendo a todos los golpes,

a todos mis cambios.

2 comentarios:

  1. Buenos días Desconcierto!!
    ¿Será el Mediterráneo?
    Da igual donde te halles,tus sentimientos te siguen allá donde vayas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ES el Mediteráneo...tu Mediterráneo.

    Gracias!

    ResponderEliminar