sábado, 27 de noviembre de 2010

.: En un bar :.

Tras el cristal
aquella antigua fachada de la Calle Toledo,
el cielo limpio y el otoño alojado en el aire.

Madrid se detiene y se hace postal,
un instante que se pega en la retina,


...y su beso
que se instala en mi piel,

en las ganas de habitar estas calles

y ser, definitivamente, ciudadano de sus días.

4 comentarios:

  1. En la Calle Toledo estuve una vez y lo pasé pipa.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21:57

    Preciosos paisajes para una postal otoñal y pasear por sus calles.....
    beso!

    ResponderEliminar
  3. Leira, para mi esa zona y aledaños tiene historia, tiene olor y sabor, tiene magia.

    Gracias por pasarte.

    beso

    ResponderEliminar
  4. Pasear por Madrid...hablando de cómo fue el día, de como se presenta el día después...de cómo vivir...pasear abrazando sus calles.

    beso

    ResponderEliminar