viernes, 12 de septiembre de 2014

.: Desde aquel día :.

Cuando bajo las escaleras
de una boca del metro
es cuando me transformo
y soy
yo...

el otro es el que se asfixia
en la superficie
mientras trata de sonreir
a todos los vecinos,
el que lee a Matilde Asensi
y juega al Clash of Clans,
ese que no busca nada
y nada le hace temblar.

A mil pisos bajo el suelo
puedo ser yo,
aquel que camina por los túneles
buscando en el bolsillo
la moneda para el músico de los martes,
el que lee poemas mientras
las luces del vagón tiritan,
el que inventa historias de amor
con la chica de enfrente
a la que siempre pongo tu nombre,

ese que viaja buscando todo
y todo le hace temblar.

Y todo desde aquel día

cuando te vi desaparecer
bajando una boca de metro,

y ahí me quedé,

asfixiándome...

4 comentarios:

  1. Intenta no asfixiarte.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico...realmente magnífico. Uff, como me ha gustado mi querido amigo. Aquí estás tú y tu emoción...Sabes retratar el instante sin mucho describir...y emociona.
    un abrazote. Tino

    ResponderEliminar
  3. Magnífico...realmente magnífico. Uff, como me ha gustado mi querido amigo. Aquí estás tú y tu emoción...Sabes retratar el instante sin mucho describir...y emociona.
    un abrazote. Tino

    ResponderEliminar