jueves, 16 de abril de 2015

.: Enfrente :.

Es abril,
en la calle reina el desaliento
y la mente se pinta del infinito rojo
de unos labios,

extraños el transeúnte
y su soledad,  los pasos cortos
evitando naufragar en cada charco,
el buzón esperando noticias
que cambien el rumbo de una vida,

...esta vista cansada.

Enfrente, mi barrio,
nuestro silencio,
y las ganas de secuestrar la luz
de tu vestido de flores.

A veces me sorprendo buscándote
en todos los jardines
y sólo descubro bancos vacíos
justo ahí donde se escribe
la historia de una vida.

Hemos crecido con el recuerdo
entre los dientes,
con la mirada encendida
y la ropa cansada de huir,
con las esquinas esperando
ser dobladas en un azar inédito.

Enfrente, mi barrio,
nuestro silencio,
el rumor de los coches
que regresan a sus hogares,

...y ayer ardía la ciudad donde naciste.

2 comentarios:

  1. Si ardía la ciudad, deberíamos haber ardido con ella...

    ResponderEliminar
  2. Hay en este poema estrofas redondas que funcionaría solas, como un poema de esos que haces en plan fogonazo y corto...Enhorabuena poeta. Un abrazote.

    ResponderEliminar