viernes, 15 de junio de 2007

.: Madrugada sin cobardes :

después de ver 'Madrugada de Cobardes"
La lluvia inesperada
moja tus pies desnudos
y resbala por tu cara
mojando tus labios.
Tus pasos en mis pasos,
mi mano en tu mano
bajando de San Cristobal a Atocha.

Y la Cruz del Sol
abrocha sus rayos en tus ojos
y tú, soñando en tu cielo,
te enredas en besos
de vino y hierbabuena.

Sube el telón y baja mi mano,
la función empieza
y arden las tablas.

Todas nuestras madrugadas
están vacías de cobardes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario