jueves, 11 de septiembre de 2008

.: Esta mirada :.

Creímos que nada nos haría cambiar,
ni siquiera la apatía de un otoño sin luz
o el cruce de vías en estaciones sin nombre.

Pero nada cambió tanto como esta mirada
que envejece como amarillean las fotografías
que nunca se hicieron.


Y cada mañana me espera el espejo
para dictar sentencia, mientras escribo
con la tinta del recuerdo de tus ojos

‘que nunca se manche tu mirada’

No hay comentarios:

Publicar un comentario