sábado, 11 de julio de 2009

.: Quedó algo de nosotros en esos lugares :.

...tú siempre estabas dispuesta...


Hace unos días saqué del olvido de la estantería el CD de Quique González, el primero, "Personal"...y estos días me acompaña, no dejo de escucharlo. Reconozco que me desconecté de Quique no hace mucho, no sé bien porqué, sus últimas canciones dejaron de emocionarme...o sería yo el que no me emocionaba con casi nada....pero rescatar cualquier canción suya me trae muy buenos recuerdos...

Dejo aquí la que más me emocionaba (y me sigue emocionando)...





Quique González - Y los Conserjes de noche

Algo tendrían que contar las estaciones,
algo dirán las terminales de aeropuerto,
los bares donde nacieron
cinco de nuestras canciones,
las noches en que tu chica te decía nunca más.

Quedó algo de nosotros en esos lugares
en el lavabo de señoras y en el puerto,
en la butaca del cine, en una boca de metro
y en todas esas esquinas que solíamos doblar.

Es una historia que se escribe en los portales
la breve intensidad de las primeras luces,
y los conserjes de noche
cuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.

Algo tendrían que contar los escalones
con pantalones arrastrados por el suelo,
algo el asiento trasero que me ofrecía tu coche
y el humo del cenicero que acabó por rebosar.

Es una historia que se escribe en los portales
la breve intensidad de las primeras luces,
y los conserjes de noche
cuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.

Tu siempre estabas dispuesta,
es domingo por la tarde,
la suerte es una ramera de primera calidad,
y los conserjes de nochecuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.

Es una historia que se escribe en las postales
con la necesidad de madrugar los lunes,
tú siempre estabas dispuesta,
es domingo por la tarde,
la suerte es una ramera de primera calidad.

Y los conserjes de noche

cuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.

Tú siempre estabas dispuesta,

tú siempre estabas dispuesta,
la suerte es una ramera de primera calidad.

Y los conserjes de noche....

No hay comentarios:

Publicar un comentario