jueves, 12 de noviembre de 2009

.: Aroma :.

Has despertado con el aroma
que dejó la semilla en tu piel
como gotas de lluvia que surgen
de un cielo claro.

En ti se desperezan todos los sentidos,
uno a uno, endureciendo la vida con la sangre
que marca territorios sin dueño.

Se tensan los minutos
en la oscuridad del abandono
hasta romper el tiempo
que quedó parado entre la yema de los dedos,

y vuelve a llover
en una tarde de cielo claro
dejando el mismo aroma
que habitó en la habitación de un hotel.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me ncantan tus poemas, directos al alma, sin adornos innecesarios. Este tiene el aroma de una canción lenta apuñalándote

    ResponderEliminar
  3. desconcierto15:47

    Gracias amigo...y pa' mago, tú...

    ResponderEliminar