miércoles, 4 de agosto de 2010

.: Feliz :.

Es tiempo de dormir
con la conciencia tranquila,
de saber que los descampados
se hacen amables terrenos
donde buscarme y encontrarme
sin miedo al barro de un silencio
que hiela la sangre.

Sólo el tiempo
es capaz de hacer nacer de las manos
una flor, aunque los recuerdos aún tiemblen
con el frío de un invierno encendido,
con la fotografía encontrada de golpe
en un cajón olvidado.

La felicidad en busca y captura,
culpable de nada,

y yo, que tantas primaveras he asesinado,

hoy sé que soy capaz de ser feliz,
a ratos, pero feliz.
Bastaba con parar el mundo y respirar.
No era tan difícil.

Y reconozco mi afición
a desenterrar fantasmas.
Siempre surge una palabra,
una canción, una mirada, un roce,
un perfume en caída libre
que me recuerdan otros tiempos,
y que hoy

se muestran
sin
quemarme
la
piel.

Más viejo, más cansado,
repaso caminos al azar,
mapas enteros sin rosa de los vientos,
vidas cruzadas, semáforos en rojo,
vías muertas, callejones sin salida…

...y qué lejos quedó todo,


qué lejos

aquella voz,
aquellas manos,

qué cerca ser feliz,
aunque sea a ratos.

Pañuelos al viento y sonrisas
para cualquier despedida. Luciérnagas
cada noche en esta habitación
con vistas a las estrellas
que un día dejaron de brillar.
Días enteros para vivir.

Es tiempo de dormir
con la conciencia tranquila.

Tiempo de soñar.

2 comentarios:

  1. "... con la fotografía encontrada de golpe
    en un cajón olvidado...

    ...Siempre surge una palabra,
    una canción, una mirada, un roce,
    un perfume en caída libre..."

    Tenes razon: Que cerca ser feliz aunque sea a ratos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias EMA por volver...muchas gracias

    ResponderEliminar