martes, 24 de julio de 2007

.: Otra vez :.

Otra vez sus ojos
se clavaron en los míos.
Otra vez me mataron
cuchillos de dulce filo,

sonriendo, como siempre

Ojos que se esconden
para no dejar vestigio
de lo que sienten.

Otra vez sus labios
me besaron sin besarme.
Otra vez me envenenó
su lengua de cereza suave

sonriendo, como siempre

Labios que pronuncian
la certeza de un nombre
sin anunciar lo que siente.

2 comentarios:

  1. Tautina11:42

    Si has de creer en algo, cree en los ojos asesinos, nunca en los labios mentirosos.
    Un placer saber de ti, poeta.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16:56

    Nautna, eres un poeta, me dejas sin palabras...
    PG

    ResponderEliminar