martes, 17 de julio de 2007

.: Una más :.

Adicto a las despedidas,
a las huídas cuando todo huele bien,
a los cajones vacíos,
al tren que atraviesa la frontera.

Se aleja aquella gota de agua resbalando
por sus labios.

Llorando, se diluyen todos los azules
y el vaho ya no dibuja un corazón
en el espejo de un hotel.

No hace falta que disimules. Ya no.
Otros brazos que no abrazan y se van.

Y yo, adicto a todo lo que no eras tú
me voy
como siempre / mirando atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario