viernes, 26 de agosto de 2011

.: Blanco :.

Cuando el color blanco ilumina una estancia
y los demás colores dejan de existir.


Amanece en el blanco
de todas mis dudas
y los ojos de mis poros
transpiran su nombre,

buscándola,

haciendo de esta estancia
un lugar sagrado
si más dios que el idioma
del enigma de una mujer.

Y las horas se hacen blancas
y sus dedos -hablándome-
se hacen escaleras,
una historia imposible,
un atajo al cielo de su boca,

soñándola,

descalza y frágil,

teñida de blanco gemido,

blanco de todas mis fugas.

6 comentarios:

  1. Anónimo7:30

    Muy bonito!!!

    Qué precioso color...tan puro, tan bello..tan iluminador..fresco.

    Me ha gustado mucho.

    Besote!

    ResponderEliminar
  2. Quien dijo que la época de los místicos pasó? Acaso no son estos versos pura mística?
    Magnífico.
    Antonio me encanta pasar todas las mañanas por tu espacio...Siempre hay una sorpresa, siempre agradable que me hace respirar y sentirme vivo.
    Gracia amigo por compartir tus letras.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Que grato es leerte, parece que las letras que exhalas salieran de otro espacio, son bellisimas metáforas sencillas, bien encadenadas y a la vez cargadas con un halo enigmático.

    Me encantas poeta.
    Me elevas a otros lugares.

    Muaks.

    PD/ Por cierto el blanco es mi color preferido, será porque es la unificación del color.

    ResponderEliminar
  4. Y ese color en un pantalón, por ejemplo, es precioso....

    Gracias

    y

    besote!

    ResponderEliminar
  5. Bueno Tino, algo de oculto o secreto hay en muchos versos.

    Muchas gracias por seguir por aquí.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Alalba

    muy agradecido por tus palabras....
    y si, algo de enigmático siempre hay en las letras.

    un beso

    ResponderEliminar