martes, 30 de agosto de 2011

.: Sentado :.

La ciudad bajó el telón,
agotada, llorando muros,
y la gente se dispersaba
buscando nuevos ríos y álamos,

y yo permenecí en una silla vacía,
entre todos los escombros,
ocupando mi localidad,

esperando a que aquellos cimientos
fuesen de nuevo raiz en mis pies.

4 comentarios:

  1. Antonio me gusta el tema, tiene un punto interesante pero hay cierto elementos prosaicos que le restan emoción, p.e. "localidad". Es una opinión...Estoy acostumbrado a leerte poemas más poéticos...
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tino...se agradecen esas críticas y puntos de vista y tienes razón, ahora que lo releo.

    Quise asemejar la ciudad con un teatro, con una función ('La ciudad bajó el telón') y cuando todo acaba (la función termina) y la gente se retira a buscar o continuar su vida, yo permanezco en mi 'localidad' esa que me asigna mi billete o entrada.

    Muchísimas gracias Tino, es un placer tu aportación.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. me encantó especialmente esa semejanza. Breve pero con mucho significado. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Antonio.- Tú si que eres generoso...Un abrazote amigo

    ResponderEliminar