miércoles, 24 de agosto de 2011

.: Girando :.

Sobre cómo a veces el mundo se detiene bajo mis pies,
pero la gente que quieres sigue girando...
...qué lejos se ven...
y surge el inevitable vértigo.



Asumo la terrible sensación
de haber parado parte de este mundo,

que continúo en aquel mismo otoño
de los jueves de Mayo,

que los sueños se repiten sin voz
como despedidas en los andenes,

que regreso a mi hogar
por carreteras secundarias,
con el continuo vértigo de un rostro.

Y yo sigo cambiando
las fotografías de la pared
como quien cambia de nombre
cada vez que se nace,

pero siento que parte de este mundo
se ha detenido


y que tú continúas girando.

3 comentarios:

  1. vértigo

    y mucho

    precioso si

    ResponderEliminar
  2. Hola Desconcierto!!
    Creo que todos avanzamos pero a distintas velocidades,que giramos como peonzas,sin movernos del sitio y también que corremos demasiado sin detenernos a pensar,sin observar qué pasa a nuestro alrededor.
    Y a veces estamos sin estar como sonámbulos de un sueño sin fin y eso da vértigo,como lo da el no saber hacia donde vas.
    ¿No tienes a veces la sensación que estás sentado en un andén y ves los trenes pasar y no puedes moverte a coger alguno?

    Creo que me ha salido un buen poupurri Desconcierto,jaja,será que ya es tarde(lo digo por la hora) y los ojos se me cierran.

    Buenas noches Antonio,felices sueños!!

    ResponderEliminar