lunes, 22 de enero de 2007

.: O Cañón do Sil :.

Sinuoso a través del tiempo
como lágrimas en la cara
de un amor eterno
nacido entre castaños y aldeas.

Sil, sendas de vértigo,
nudos y gargantas,
que dibujan, como antaño,
sus aguas aceleradas,
a veces, mansas y embalsadas,
que quieren morir en Os Peares
y mezclarse con el hervidero del Miño.

Antes, discurre traspasando siglos,
y su génesis esculpe mosaicos
de románicos verdes y ocres,
que escupen cauces a raudales
arañando corazones
en la balconada de un mirador.

Y en su Ribeira Sacra se fusionan
viñas y hostias consagradas,
carballos, lavandas y retamas,
mientras su alma, escarpada,
marca el odre de una gaita
y el olor a castaña asada
de los magostos.

El eco del Cañón y su agua
aún cantan aquella canción
de amores rotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario