jueves, 18 de enero de 2007

.: Me ciego :.

No puedo frenar los momentos
que sé que no son para mí.


Allá donde se formen nubes negras,
me dirijo a tumba abierta,
cegado por una luz intensa
de problemas en potencia.


Me pierdo y empiezo por el final,
sabiendo cómo acabará.
Hay días y noches
en que todo me da igual.

Me ciego
si me miran a los ojos,
y no pienso en nada más
que en bailar
en el filo de una navaja,
o caminar
en cualquier cuerda sin red.

Ya ves,
nada me da miedo,
nada me hace temblar,

y lo cierto es que me ciego
desde que tú no estás.

1 comentario:

  1. Amélie...7:21

    Poesia de añoranza...es cierti,, hay cosas que nunca se olvidan...

    Casi todo lo que te he leido es de ese corte...es extraño, no se que decirte...

    ResponderEliminar