jueves, 29 de enero de 2009

.: Creer :.

He creído en ti,

en que había vida
más allá de este planeta,
más allá de esta acera
y de nuestros nombres,

he creído incluso en mi,
en todas mis contradicciones,

en los cuentos que cada noche,
papá nos contaba…

llegué a creer en lo que escribo
en que las miradas no se manchan,
que era posible dormir sin soñar,

que uno más uno
sólo pueden ser dos,
ó tres

que podríamos viajar hasta Plutón,
y me esperarías cerca del mar,

creí ciegamente
que eras luz de luces en agosto

he creído en ti,

y hoy
aún te creo
en medio de este apagón...

2 comentarios:

  1. Carole King18:57

    Cojo mi raqueta y subo a la red para enviarte alguna bolea, juego liftado, con suerte quizá un “deuce”, sólo eso, ehh, sin “smash”.

    Crees, creas, te recreas…
    Pero, sin olvidar el pasado, ¿por qué no te pasas a una religión politeísta? Son más espaciosas y tienen más capacidad de respuesta. Además, ¿por qué no desear para uno mismo lo que se cuenta cada noche al ser más querido? ¿Por qué?

    Es que, sin pretenderlo, con estos versos se alimenta su ego hasta la deformación, como el hígado de ocas y patos destinados a ser una delicatessen, en su caso de paté. Tus palabras son gasolina para un motor rojo y abollado. Y dejarse atropellar por él es “morir joven y dejar un bonito cadáver”.
    De lo que se trata es de morir joven, sí, pero lo más tarde posible; asumiendo -por ejemplo-
    que el azul y rojo se convirtieron en agua y aceite. Que frente al silencio hay otras lenguas.
    Why not? Pourquoi pas? Warum nicht?
    ¡Baja a la arena, forastero!, o ¡sube a la otra red! (la de las canchas)
    La luz viene anunciando ya hace unos días la consagración de la primavera, y eso a mi
    me alegra cada mañana, todos los años por estas fechas.

    ResponderEliminar
  2. Cuando la verdad se une a la ilusión hasta las verdades más evidentes no suenan a retórica sino a amor auténtico. El poema revela una gran sensibilidad, rezuma amor. Me gustó. Tino

    ResponderEliminar