miércoles, 30 de agosto de 2006

.: Ahí estaban tus ojos :.

Una mano en el bolsillo,
en la otra un cigarrillo
casi consumido,
de acompañante, mi sombra
-y siempre el olvido-

arrastrando pantalones
y pisando cordones
reincidentes tropezones
¿cuántos corazones acorazados rotos?

enfilo bares y canciones
doblando todas las esquinas…
hasta cruzarme
con tu mirada fija
sin pestañear
sin dudar
sin hablar

sin hablar

sólo tú
y tu mirada

ahí estaban tus ojos ,
desde siempre,
mucho antes que tu cara,


miradas
como filos de navaja
que se clavan en mi mente...

ahí estaban tus ojos,

desde siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario